full screen background image

Comentarios al disco “Crítica de la míseria pura”

Buenas noches a todas y todos,

Antes que nada quiero agradecer a Jorge Millones, autor del disco, gestor y culpable de esta maravillosa noche, por invitarme a comentar su última producción “Critica de la Miseria Pura”.

Una primera consideración que me gustaría comentar, y que me parece prioritario señalar, es el contexto en el que se produce el disco, que es el de un Perú neoliberal hasta la abstracción donde lo hegemónico y el credo de todos los días son los antivalores capitalistas. Siendo las principales armas la prensa y la cultura basura que nos heredó la dictadura fujimorista, y que se afana día tras día por des ciudadanizar a la gente. En este contexto, la obra de Jorge en general y este disco en particular, tienen un valor enorme como aporte cultural a contracorriente que busca aunar el disfrute de la belleza del arte con la crítica y la denuncia que ciudadaniza.

A partir de este contexto, el disco muestra y refleja una época de transición en los sectores progresistas y movilizados de fines del siglo XX e inicios del siglo XXI, donde se mezclan elementos y discursos de una larga tradición de izquierda con otros que son claramente nuevos y emergentes de los sectores críticos. Es el caso de la canción “A botar la basura”, que sabe sintetizar muy bien lo emergente como es el ritmo del hip hop con la canción de denuncia.

El disco es, sin duda, también un testimonio generacional, que expresa los dolores por lo perdido, por el Perú que no termina de llegar o de nacer. Pero es un dolor que se convierte en esperanza, en “ganas de vivir”. La representación máxima de estos sentimientos y anhelos de vidas que se contraponen y se complementan es la canción del disco “Para una crítica de la resignación”,que bien dice la letra “Aquí nadie se rinde, esta es nuestra canción, aquí no hay derrotas solo revolución”.

Pero no solo la denuncia o la crítica directa están presentes en las canciones de Jorge Millones en esta producción. La crítica filosa, irónica y muy bien elaborada se expresa impecable. Es el caso de “Miseria del oportunismo”,  canción que describe plenamente a, como bien dice Jorge, “los anarcos militantes del confort”, a “los que nunca pierden”, es decir a quienes viven del discurso progresista pero hacen todo lo contrario. Como diría el cantautor cubano Frank Delgado “los que predican lo que no son”. “Miseria del oportunismo”, si bien es la crítica irónica, es también la rabia a la clase política peruana que hegemónicamente es caracterizada por ser hipócrita, la que quiere estar con el bien y el mal, la que “nunca queda mal con nadie”.

Y a pesar que el disco está muy bien logrado como un todo, teniendo muy bien redondeado el concepto. Cada canción es muy original, en melodía, en metáfora, y claro, en remate. En este sentido, me gustaría destacar “Critica de la traición”en la que la guitarra toca una melodía donde la herencia del valse se asoma constantemente. Una canción en que la denuncia galopa al mismo paso que metáforas muy bien logradas. Ahí podemos encontrar la impronta de las canciones políticas, quizás las menos conocidas como “Unidad”, del compositor Manuel Acosta Ojeda.

En fin, este disco de Jorge Millones atraviesa las frustraciones y esperanzas, las amarguras y alegrías, las continuidades y rupturas de nuestra época.  Gracias Jorge por, como bien dice una de tus letras, jugarte en tus cantos la muerte y el amor. Por confirmarnos, una vez más, lo que cantó  Victor Jara, que el canto tiene sentido cuando palpita en las venas.